martes

Miradas I

Quizá morimos sólo porque nadie quiere morirse con nosotros,
nadie
quiere mirarnos a los ojos.