miércoles

Aunque ello parezca una paradoja (y las paradojas son siempre peligrosas), no es menos cierto que la Vida imita al arte mucho más que el arte imita a la vida.